Mantenimiento preventivo

Una de las tareas del mantenimiento regular de una embarcación para que se mantenga seguro y fiable, es la conservación del casco, una vez al año debemos proceder a la revisión de la obra viva ( la parte de la embarcación que está el mayor tiempo sumergida) para evitar los efectos de la temida osmosis. Este proceso que requiere un mínimo de inversión comparado con el gasto puede llegar a producirse a corto ó medio plazo, esta intervención acompañada de la sustitución de los ánodos  hace que se mantenga saludable el casco y conservemos por más tiempo su valor y su buen aspecto. Otras ventajas importantes a considerar es que reducimos el consumo de combustible del barco, conseguimos mayor velocidad, también evitaremos que mengüe el caudal de refrigeración al motor con el agua de mar.